Pasar al contenido principal

Gastronomía

Una ciudad con sabor a mar

La gastronomía es uno de los grandes atractivos de Vinaròs. Su tradición marinera y la riqueza de hortalizas autóctonas brindan al municipio todo un universo de sabores y aromas de claro influjo mediterráneo. Arroces, pescados y mariscos sientan las bases de una oferta culinaria diseñada para el deleite de los paladares más exigentes.

A esto hay que sumar la elaboración de una amplia variedad de dulces tradicionales, como los pastissets de boniato y cabello de ángel o los llepostins, pastas de té con forma de langostino a la esencia de naranja y almendra.

Pero, sin duda, el langostino de Vinaròs, reconocido en todo el mundo por su sabor, textura y calidad inigualable, es la estrella de las cocinas del municipio. Sus propiedades se deben al suave clima del que gozamos durante todo el año y a la baja salinidad de las aguas del litoral vinarocense, enriquecidas por los sedimentos del río Ebro. Además, se pesca de manera tradicional y sostenible empleando métodos respetuosos con el medio ambiente que garantizan el equilibrio ecológico de las reservas marinas. Todo ello lo ha convertido en un producto de alta calidad y muy valorado en la alta gastronomía española.

No obstante, los platos tradicionales que componen el recetario vinarocense van mucho más allá del langostino: suquets de pescado, llandetes de salmonete con patatas, anchoas o sardinas en escabeche, pulpo sulsit, sepias a la brutesca, caballa xapada o las incontables recetas de arroces, como el de galeras, arroz a banda, arrossejat o el arroz con espardenyes son algunos de los más populares. Por último, la riqueza de verduras y hortalizas da lugar a delicias como las berenjenas rellenas, las empanadillas y cocs de tomate y pimiento o las patatas al caliu.